España en la cola de los paises desarrollados

cursosEl abandono escolar y FP de grado medio son los grandes retos del sistema. Sólo uno de cada dos españoles ha acabado la educación obligatoria, lo que sitúa a España a la cola de los países más desarrollados en cuanto a nivel de estudios de la población adulta (entre 25 y 64 años).

Entre los países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), sólo la población de Portugal y México tiene peor nivel educativo que la nuestra, según concluye el informe «Panorama de la Educación, Indicadores OCDE 2009», que se hizo público ayer.

Aunque la tasa de españoles que no cuelga los libros tras la eduación obligatoria crece anualmente –un 32 por ciento en 1997, frente al 51 por ciento de 2007– , «todavía nos queda un largo camino para reducir esa enorme ventaja con la que el resto de países partían desde hace 30 años», reconoció ayer la secretaria de Educación y Formación Profesional, Eva Almunia, durante la presentación del informe. Éstos son algunos de los rasgos del panorama educativo español que se extraen del informe:

1. Abandono prematuro

En 2007, el porcentaje de alumnos matriculados que obtuvo su graduado en ESO fue del 74 por ciento. El porcentaje ha subido desde el 66% registrado en 2004, pero aun así la media española se sitúa todavía a 9 puntos de la correspondiente a la OCDE (83%), a 12 de la UE (86%) y continúa a 11 del objetivo europeo 2010. Esto significa que no sólo los adultos tienen menos estudios que el resto de ciudadanos del primer mundo, sino que la juventud va por igual camino. No obstante, en este punto destaca las diferencias entre sexos, pues la tasa de chicas que se gradúan es superior a la de los hombres y más próxima a la de los países más desarrollados.
Para Almunia, evitar el abandono escolar prematuro «es el gran reto» de su departamento y significa no sólo que los jóvenes terminen la enseñanza obligatoria, sino que continúen estudiando después de ésta.

2. Formación Profesional

Entre los alumnos que en 2007 acabaron la ESO, el porcentaje de los que se matricularon en Bachillerato (56,6%) fue superior al de la media de la OCDE (54,3%) y a la de la UE-19 (47,0%). Sin embargo, la proporción de estudiantes que optan por la formación profesional (43,4%) tras la Secundaria es «notablemente inferior» tanto a la media de la OCDE (47,7%) como a la de la UE (53,3%). Las cifras contrastan con las de Finlandia (87%), Italia (66%) y Países Bajos (64%), que presentan los índices más elevados de la tabla. Sobre estas enseñanzas medias, Eva Almunia reconoció que la FP de grado medio era otra de las «debilidades» del sistema educativo español.

3. La generación previa

Al margen de las cifras de 2007, el informe de la OCDE analiza también la realidad educativa de generaciones previas. De los datos se extrae que entre los españoles de 25 y 64 años, sólo un 51% completó la Educación Secundaria Postobligatoria –ya fuera Bachillerato o FP de Grado Medio–, frente al 69% de media de los países «del club de los más desarrollados» que conforman la OCDE.
Entre los más jóvenes –25 y 34 años– el porcentaje con estudios medios aumenta hasta el 65 por ciento, pero todavía estamos a 13 puntos de la OCDE (78%) y a 15 de la UE (80%). Entre la franja de edad más veterana, de 55 a 64, el porcentaje es del 28%, de nuevo inferior a sus coetáneos en otros países.
Sin embargo, en lo que superamos a nuestros vecinos europeos y al resto de países de la OCDE es en estudios universitarios. El porcentaje de españoles de entre 25 y 64 años con estudios universitarios (29%) es superior al de la media de los países de la OCDE (27%) y de la UE (24%).

4. Estudios, pero no dinero

Por último, el informe de la OCDE sitúa a España como uno de los países donde el nivel de estudios tiene menos impacto en las diferencias de nivel de ingresos laborales, lo mismo que ocurre en Suecia o Finlandia. Por el contrario, Portugal, Estados Unidos, Alemania y el Reino Unido están en cabeza de los países donde es mayor la diferencia de ingresos entre los que tienen estudios superiores y los que no llegaron siquiera a finalizar la segunda etapa de Secundaria.

5. Vida escolar

Por otra parte, la esperanza de vida escolar en España (17,2 años) ha aumentado últimamente  hasta alcanzar un valor similar al de  la media de los países de la OCDE y la UE. En este punto, hay que tener en cuenta que la  escolarización desde los tres años, sólo es superada por los países  nórdicos, como Finlandia, Suecia y Noruega, con unas medias de escolarización que rondan los 20 años.

ALUMNAS Y ALUMNOS
– El abandono escolar es cosa de hombres. La tasa de mujeres que obtienen el graduado en Secundaria es similar a la media de Europa y la OCDE, no así la de los varones.
– La diferencia de ingresos a lo largo de su vida activa entre una mujer con estudios superiores y la que no llega a ese nivel de formación es de 74.965 euros en España, mientras para los hombres es de 71.547 euros. Ambas cifras por debajo de la media de los países más desarrollados del mundo.
– Actualmente un 40 por ciento de las mujeres terminan los estudios universitarios, cuando en la misma generación el porcentaje es del 25 por ciento para los hombres.
– No obstante, la tasa de desempleo en mujeres universitarias (5,2 por ciento) es superior a la de ellos (3,8 por ciento). Si bien, entre las personas que tienen un nivel mínimo de estudio y que sólo cursaron educación primaria, la tasa de paro femenina (14,1) duplica a la masculina (7,6 por ciento).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.