La Crisis consolida la formación Online

Cursos OnlineEspaña está por encima de la media europea en e-learning, especialmente dentro de las empresas, con un 30% de uso frente al 15% de la media de la UE de los 15. Actualmente, el 20,5% de los procesos de formación laboral se hace a través de internet y la tendencia es que llegue a representar el 50% en los próximos dos años.

El sector, que facturó 95 millones de euros en 2008, prevé elevar esta cifra hasta los 102 millones este año. Y es que, tal y como advierte Ustaran, “la crisis está consolidando el auge de la formación online en la gran empresa y la administración, que ven en el e-learning una forma de controlar sus gastos, aunque se esté ralentizando en la pyme, que está recortando la inversión en formación en general también por la crisis”.

Ustaran, que participó la semana pasada en el IV Congreso de e-Learning en Madrid, reclama más apoyo público a la formación online. “El Gobierno tiene en marcha iniciativas para su fomento a través del Plan Avanza, pero son insuficientes”, continúa, al tiempo que recuerda que España está invirtiendo la mitad que Alemania o Suecia en formación si se mide el gasto medio por trabajador. “La política de subsidios está bien, más en estos momentos, pero es preciso que la Administración incremente los fondos para formación ahora que se está planteando un cambio de modelo productivo”.

Ustaran no abandona su tono crítico tampoco cuando habla del sector al que representa, que ha vivido cuatro años de gran auge y muchas veces han ofrecido cursos que no son excesivamente buenos. “Hay empresas que han tratado de vender e-learning simplemente colgando un documento PDF y poco más, y eso ha generado desconfianza en muchas organizaciones”, reconoce.

Precisamente para evitar esta situación, APeL está trabajando con Aenor para crear una norma de calidad, que tendrá un esquema basado en estrellas como los hoteles. “Evaluará los cursos online por tres elementos: empleabilidad, facilidad de asimilación y accesibilidad”, añade Ustaran, quien da algunas pistas sobre cómo elegir un curso online de calidad. En su opinión, cualquier plataforma de e-learning debe tener unos servicios mínimos como una biblioteca y una administración online, contar con un sistema de comunicación entre tutor y alumnos (tipo chat) y un laboratorio para experimentar lo que se está aprendiendo. En cuanto a los contenidos, dice, es importante fijarse que éstos tengan unidades como tienen los libros y que incluyan componentes multimedia (animación, vídeo, ilustraciones). Con todo, Ustaran destaca especialmente el papel de las teletutorías. “Es esencial que un profesor coordine tu tarea, la del grupo, que modere los foros, que los anime… y que sea algo realmente interactivo”.

El presidente de APeL defiende lo “innovador” del sector, donde las empresas invierten de media un 4% de su facturación en I+D+i. Según Ustaran, los cursos online están evolucionando muy rápido y usan vídeo, animación 3D, videojuegos y hasta realidad virtual. “Las últimas tendencias son la integración de las redes sociales a los procesos de formación, la adaptación de los contenidos a los móviles y el uso de técnicas de videojuego para enseñar de una forma más entretenida”.

Ustaran resume las ventajas del e-learning: abaraja y mejora los procesos formativos; ofrece flexibilidad horaria, “para compatibilizar mejor la vida laboral y personal”, y evita desplazamientos, ayudando al ahorro energético y a cuidar el medio ambiente. APeL está llevando a cabo misiones comerciales en Latinoamérica. El presidente de la asociación cuenta que ya han estado en Chile, Argentina y Brasil y que en diciembre planean ir a México. “El Icex ve en nosotros un sector innovador y está ayudándonos a exportar nuestros productos”, subraya.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.