La UE quiere que un 20% de los alumnos de Educación Superior se formen en el extranjero

La Unión Europea ha acordado nuevos objetivos con horizonte 2020, para garantizar que al menos el 20% de los estudiantes de Educación Superior -universitarios y alumnos de Formación Profesional de Grado Superior- realicen un periodo de estudios o prácticas laborales en otro Estado miembro durante tres meses y al menos el 6% de los estudiantes de Formación Profesional Inicial durante dos semanas.

“La movilidad educativa contribuye al desarrollo personal y profesional de los jóvenes y refuerza su empleabilidad y competitividad”, justifican los Veintisiete en el texto de conclusiones adoptadas para respaldar la introducción de los objetivos. No obstante, han dejado claro que estas metas “no deben considerarse como objetivos concretos que los países individuales deban alcanzar en 2020”, sino que cada país deberá decidir sobre la base de sus prioridades nacionales y en función del contexto de crisis económica “cómo y hasta qué punto pueden contribuir para alcanzarlos colectivamente”.

Los ministros aceptan que el periodo de estudios o prácticas para los estudiantes de Educación Superior sean “más cortos” a nivel nacional si se registren “de forma separada” y también aceptan que los periodos en el caso de los estudiantes de Formación Profesional Inicial duren menos del “mínimo” de dos semanas si el currículum europeo Europass documenta dicha experiencia. La Comisión Europea (CE) informará a finales de 2015 sobre el grado de cumplimiento de los mismos y, en caso necesario, podría revisar los objetivos. Los ministros de Educación no descartan además introducir “en una fecha posterior” objetivos para medir también la movilidad de los jóvenes en general, así como la de los profesores.

Los Veintisiete también han valorado la propuesta de Bruselas para modernizar la Educación Superior en Europa. Sin embargo, insisten en que son los Estados miembros “los principales responsables” y reconocen que hace falta “intensificar los esfuerzos” para alcanzar el objetivo colectivo de que al menos el 20% de los estudiantes de entre 30 y 34 años terminen la Educación Superior con una titulación o estudios equivalentes en 2020. El 30% de los empleos en la UE en ese año exigirán una cualificación elevada. Los ministros de Educación europeos se han comprometido además a “aumentar los esfuerzos” para mejorar las capacidades lingüísticas de los estudiantes en todos los niveles educativos porque -advierten- se trata de “un requisito” para entrar en el mercado laboral en la actualidad. También admiten que “el aprendizaje, como la movilidad profesional, se ven obstaculizados severamente por un conocimiento limitado de lenguas extranjeras”. Los Estados miembros pactaron en 2002 que los estudiantes alcanzaran competencias lingüísticas básicas en al menos dos lenguas extranjeras “desde una edad temprana”. Ahora se han comprometido a impulsar el aprendizaje de idiomas no solo en la Educación general, sino también en la FP y entre los adultos, así como a “ampliar” la elección de idiomas estudiados “en la medida de lo posible” para ofrecer idiomas menos aprendidos y de países vecinos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.