domingo, febrero 25, 2024

QUÉ ES EL ACOSO ESCOLAR

Es cualquier tipo de agresión psicológica o física mantenida en el tiempo y con intención de hacer daño. Se caracteriza por el desequilibrio de poder (la víctima, sola, frente a agresores y observadores).

TIPOS

Verbal. El más habitual. Insultos, motes, humillaciones, propagación de rumores, mensajes teléfonicos o llamadas…

Social. Exclusión y aislamiento de la víctima, por ejemplo, se la deja fuera de las actividades, como un partido de fútbol en el recreo.

Psicológico: basado en amenazas para provocar miedo, lograr algún objeto o dinero, o para obligar a la víctima a hacer cosas que no quiere.

Físico. Agresiones directas e indirectas; por ejemplo, producir daño en objetos personales de la víctima.

Ciberbullying. El acoso escolar a través de Internet ha aumentado enormemente en los últimos años. En este caso, la víctima no tiene tregua, pues el acoso no termina cuando llega a su casa. Además, la participación de terceros hace que se multiplique el número de acosadores, y puede suceder que, incluso cuando ha terminado el problema en el centro escolar, el acoso continúe en Internet.

Pero la Red también aporta ‘ventajas’ a las víctimas. Por una parte, aumenta el número de espectadores que la apoyan. También le proporciona herramientas para solicitar ayuda. Además, aporta una ventaja desde el punto de vista jurídico: queda constancia del acoso, que en muchos casos puede denunciarse por constituir un delito tipificado (amenazas, injurias, suplantación de identidad…).

QUÉ HACER

Ponerlo en conocimiento de los padres. El apoyo de la familia es fundamental. Muchas víctimas sienten vergüenza o creen que han hecho algo que les hace merecedores del hostigamiento. De ahí la importancia de que los padres se pongan del lado de su hijo y le apoyen, y no subestimen sus miedos.

Hablar con el tutor y la dirección del centro. De entrada, la mayor parte de los centros niegan el acoso o dicen no tener constancia.

Presentar escritos, e incluso grabaciones, para que haya pruebas.

– Si no es suficiente, acudir a la inspección educativa.

– Agotadas las anteriores opciones, presentar una denuncia penal.

– Matricular a la víctima en otro centro escolar.

– Reforzar la autoestima del menor. Buscar ayuda psicológica.

PROFESORADO

– Los docentes siempre debe prestar atención a lo que dice el alumno/a, no ‘quitarle hierro’ y garantizar la confidencialidad. Comunicar a la dirección del centro. Observar e intervenir, adoptando, si fuera necesario, medidas disciplinarias contra los acosadores.

CÓMO DETECTARLO

Cambios de comportamiento notables: el menor deja de salir, se muestra nervioso cuando tiene que ir al colegio, regresa rápidamente tras las clases, no va con sus amigos de siempre, deja de hablar en casa y tiende a aislarse, baja el rendimiento escolar, muestra ansiedad, tristeza…

Se le rompe o «pierde» habitualmente el material escolar o la ropa.

MÁS INFORMACIÓN

No son cosas de niños: es acoso

Línea de ayuda contra el acoso escolar

Protégeles | Tfno: 91 740 00 19 | contacto[@]protegeles.com

No al acoso escolar | En Facebook

Guía del profesorado ante el acoso

Blog del profesor Iñaki Piñuel

También le puede interesar

Logo DKA Cursos gratis

Servicios Elearning y Diseño Web

Consultoria de Formación Bonificada

Hosting especializado | SEO

Tiendas Online | Emarketing

Servicios Outsourcing

Todos los derechos reservados .- DKA Formación

Usamos cookies propias necesarias para el funcionamiento del Portal DKA y de terceros para recoger datos de navegación y mostrarle publicidad relacionadas con sus preferencias. Al navegar estás aceptando nuestras políticas de Privacidad Acepto Leer Más

Adblock Detected

Apóyenos desactivando la extensión AdBlocker de sus navegadores para nuestro sitio web.