La tasa de fracaso escolar baja 2,2 puntos

IndiceLa tasa de fracaso escolar baja en el curso 2007-08 (el último que hace unos días dio a conocer el Ministerio) en 2,2 puntos. Por comunidades, donde más desciende es en Extremadura (5,1 puntos), Canarias (4,9 puntos), Madrid (4,4), Asturias (3,6), Cataluña (3,5 puntos), País Vasco (3,3) y Castilla-La Mancha (2,6 puntos). En cambio, sube en La Rioja 2,9 puntos y en la Comunitat Valenciana medio punto.

No sabemos si se trata de una tendencia motivada por el inicio de la crisis y la vuelta de alumnos al sistema educativo o por las medidas de refuerzo aplicadas por las administraciones educativas. Seguramente se trate de un conjunto de factores y de una mayor concienciación de la sociedad en torno a este grave problema. En cualquier caso hay que felicitarse por los discretos resultados, aunque todavía estemos lejos de los países de nuestro entorno.

De no ser un cambio de tendencia y sólo un ligero escalón, entonces las consejerías deberían replantearse sus políticas educativas y el Ministerio debería considerar la eficacia de medidas como el PROA o los PCPI que todavía no se reflejan en este curso.

Hace unos días conocimos un polémico informe de La Caixa que se cuestiona el sistema de repetición en España. En este estudio, el profesor Mariano Fernández Enguita señala que la mayor parte de los alumnos que fracasan son repetidores. El problema es mantener el nivel de exigencia en Secundaria y, al mismo tiempo, hacer que los alumnos que no promocionan recuperen los conocimientos perdidos.

Superados ya, en buena parte, los tiempos en los que el mercado de trabajo atraía a este tipo de alumnos sin Graduado en la ESO, sería el momento de buscar nuevos incentivos para que los alumnos más desmotivados de la enseñanza obligatoria encontrasen resortes para seguir estudiando. Cifras como las conocidas estos días deberían hacer reflexionar para encontrar nuevas medidas para recuperar a estos alumnos y darles distintas opciones de formación acordes con sus intereses y aptitudes, siempre desde el nivel de exigencia requerido.


Más Formación, menos Paro

formacion, cursosCuanta más formación, menos paro. Esta evidencia que se ha estado desdibujando durante años de bonanza económica, con una enorme abundancia de empleos de baja cualificación y de jóvenes titulados universitarios mileuristas, vuelve a resurgir con fuerza por culpa de la actual crisis económica. Las distancias entre los que tienen un título superior (universitario o de FP) y los que apenas alcanzaron la educación obligatoria se agigantan, y dejan en evidencia que España necesita subir su nivel educativo.

Invertir más en formación, pero también gastar mejor. Faltan personas con formación profesional, hay demasiado fracaso escolar y el país tiene más universitarios que la media europea. Éste es el mensaje de expertos y políticos.

El latigazo del paro ha dejado la tasa en España en el 18,8%. Pero para los que tienen la formación más alta (universitaria o formación profesional [FP*> superior sólo es el 8,8%. En el nivel medio -Bachillerato o formación profesional media- el paro se dispara al 15,3% y entre los que tienen preprimaria, primaria o ESO sube al 21,7%. Son datos hasta junio pasado de personas que tienen entre 64 y 25 años, cuando su formación básica ya ha acabado. Entre los que tienen de 25 a 39 años y baja formación, el paro se dispara al 26,4%, según Eurostat.

“Está demostrado que invertir en formación hace que la economía avance más rápido. Pero en España tenemos demasiados universitarios y, en cambio, pocos estudiantes de formación profesional”, afirma Guillermo de la Dehesa, presidente del Centre for Economic Policy Research. “En otros países es al revés y es precisamente en la formación profesional donde se están utilizando cada vez más las nuevas tecnologías”, recalca De la Dehesa, antiguo secretario de Estado de Economía en los años ochenta y ex presidente del Consejo Superior de Cámaras de Comercio. “Crecer en capital humano permite hacerlo más rápido junto con la inversión en I+D+i”, recalca este experto.


Soluciones para el peso en las mochilas de los estudiantes

ninos con mochilaEl libro electrónico, fragmentar los textos, el carrito o las taquillas son algunas de las medidas que plantean los expertos para solucionar el exceso de peso en las mochilas de los escolares.

Sustituir la actual mochila cargada de libros de texto -que puede llegar a pesar unos 13 kilos- por un dispositivo electrónico de lectura de 200 gramos, donde se pueden almacenar 20.000 fuentes distintas es la propuesta de la empresa de libros digitales Grammata.

El libro electrónico es una alternativa económica a largo plazo, respetuosa con el medio ambiente y que no afecta tanto a la vista como los ordenadores, porque contiene tinta electrónica -un tipo de pantalla que no emite luz y que no causa más daño a la vista que el papel- ha asegurado esta empresa.

El fundador y director general de Grammata, Juan González de la Cámara, ha anunciado, en declaraciones a Efe, que este año en un colegio gallego se impartirán las clases alternando los libros de papel y los digitales “para demostrar que la clase se va a poder dar independientemente del soporte”.

También ha informado que desde el pasado mes de septiembre la biblioteca de la Universidad de Granada ofrece un sistema de préstamo de “e-readers” (libros electrónicos) para que los alumnos consulten la información que necesiten en sus casas y así se reduzca el gasto de papel al fotocopiar los originales.

Además, González ha subrayado que se está estudiando la posibilidad de dar un libro electrónico modelo Papyre 6.1 con alguna determinada colección de obras junto con la matrícula universitaria.

En cuanto a la transición editorial hacia lo digital, este empresario ha apostado a que “en diez años sólo quedará el diez por ciento del mercado analógico actual” y que los primeros libros que se van a sustituir serán los educativos.

Sin embargo, el presidente de la Asociación Nacional de Editores de Libros y Material de Enseñanza (ANELE), José Moyano, no está de acuerdo con ese augurio y ha declarado a Efe que no cree que en la próxima década desaparezca el libro tradicional.

Además, ha argumentado que en el currículum europeo una de las habilidades más importantes que deben desarrollar los niños es la comprensión lectora y la búsqueda de información en todos los soportes, pero ello no implica que haya que sustituir definitivamente el papel.

Ante las críticas sobre el coste ecológico de los libros de texto, Moyano ha denunciado que “hay mucha demagogia” y que el papel que se utiliza para los libros en general “se recicla en un 99 por ciento”.

Dada la relación directa entre el peso de las mochilas y las deformidades de columna y problemas de flexibilidad, los fisioterapeutas han solicitado la colaboración de padres y profesores para evitar este tipo de lesiones.

El secretario general del Colegio de Fisioterapeutas de Madrid, José Santos, ha advertido en declaraciones a Efe que “la musculatura de un niño sólo es capaz de soportar un diez por ciento de su peso corporal, pero las mochilas pesan mucho más”.

Se estima que un 50 por ciento de los niños de entre 5 a 8 años sufren dolores de espalda y esta afección aumenta hasta el 70 por ciento entre las niñas de 12 a 15 años, lo que en la edad adulta podría degenerar en patologías como artrosis o en hernia discal, ha apuntado Santos.

Murcia ha sido la primera comunidad autónoma en imponer que se fraccionaran los libros de textos en tres fascículos trimestrales, una iniciativa que cuenta con el respaldo “total” de los fisioterapeutas, ya que “así se reducirá bastante el peso que tienen que transportar los escolares”.

Además, Santos ha señalado que espera que “ésta experiencia piloto se traslade a otras comunidades autónomas”, aunque teme que fragmentar los libros vaya en contra de los intereses de algunas editoriales, porque suponga un aumento de gastos para ellas.

En cuanto al uso de mochilas con carrito, los fisioterapeutas recomiendan que el mango esté adaptado a la estatura del niño y que al levantar el carro por las escaleras se utilicen las rodillas, y no la espalda, para evitar lesiones.

No obstante, han admitido que el problema de este sistema es que la mayoría de los carritos están diseñados para arrastrarlos, acto dañino para la espalda, por lo que aconsejan empujarlos.

Por último, Santos cree que también sería factible poner en marcha un sistema de taquillas en los colegios que evitaría trasladar diariamente todos los libros, aunque esta solución podría encontrarse con un problema de espacio en los centros.


La formación para salir de la crisis

estudiantesUn estudio realizado por el portal de empleo Monster.es, revela que en momentos de crisis como el actual, apostar por la formación parece ser el único camino fiable para salir a flote. Así, este informe revela que la mitad de los españoles están decididos a seguir formándose mediante cursos y másteres este otoño, una formación que la mayoría considera como indispensable para su currículum y la búsqueda de empleo.

Monster ha preguntado a los españoles: “¿Tienes en mente volver a estudiar este otoño?”, y los resultados han sido estos: “Sí, voy a empezar un máster para añadir valor a mi CV”, en un 25 por ciento de las respuestas; “Sí, voy a empezar un curso para cambiar de sector”, en un 24 por ciento; “No, pero me gustaría volver a estudiar en un futuro”, en un 33 por ciento; y “No, ya he estudiado bastante y no veo necesario volver a estudiar”, en un minoritario 18 por ciento.

Espíritu de superación

“Los resultados de este sondeo revelan que la población española es ambiciosa y tiene un gran espíritu de superación. Aunque estemos atravesando un período difícil en el ámbito económico, los españoles deciden mirar por su futuro, por su situación laboral y por la mejora profesional realizando este tipo de formación que cada vez es más importante para los candidatos y empresas.” Asegura Verónica Milo, directora de marketing de Monster para España.

Los resultados de este sondeo de Monster están basados en los votos recibidos por los usuarios del portal de empleo.